México, la Vega Central y el Moteme'i...

lavega-central.jpg?v=1307580490448?v=1309275610819

De que uno tiene amigos "viajados", ¡¡ tiene !!, uno de ellos, artísta del grabado, profesor y cantor de nuestras fiestas, don Enrique Muñoz Abarca nos trae un tema relacionado con el mote y Méjico, aunque no vive en La Florida, sino en La Reina, tiene muchos amigos por estos lados y está encariñado con nuestra Comuna.

Los dejo con Kiko, que les relatará este pequeño escrito, para matizar un poco la página, además que aprovecharemos de poner música de este gran país hermano, que es Méjico.

Cultura culinaria

Méjico, la Vega Central y el moteme’i.

Estando en una oportunidad en ciudad de Méjico, me pude dar cuenta que en la mayoría de los restoranes, el menú del día consideraba el pozole. Como ha sido mi costumbre, probar comidas cotidianas en cada lugar que he tenido la suerte de pisar, quise darme el gusto.

¿Está muy picante-pregunté-.

“Pos sí, señor, está picoso –me respondió la garzona”.

El asunto es, como seguramente muchos saben, que los mejicanos entienden como normal un nivel de ají que para nosotros sería impensable. Cuento corto, casi perdí la respiración con la primera cucharada. Tuve que dejar pasar un buen rato hasta que las papilas gustativas se saturaran y aflojara el dolor y las lágrimas para darme cuenta que más allá del picor, el guiso era muy sabroso.

"La tumba de Villa", Las Lupes.

 

Conversé con el cocinero y él, amablemente, me dio la receta. Como la mayoría de las comidas populares, no tiene fórmula fija y allí precisamente reside la gracia: cada mano aporta nuevos sabores. (Al final irá la receta).

Los ingredientes son bastante conocidos, pero hay uno que en la oportunidad me llamó la atención: el moteme’i.

El llamado vulgarmente moteme’i no es más que un mote elaborado con maíz, como materia prima. El otro, el más conocido, es elaborado a base de trigo.

Es un alimento ya en pleno proceso de extinción. Poco y nada se usa en la cocina cotidiana como acompañante de las legumbres, o simplemente papas con mote: sabrosísimo y barato.  Por otra parte, aquel vendedor de moteme’i y castañas cocidas que escuchábamos frecuentemente hace algunas décadas, pregonando su mercadería, ya es parte del recuerdo y las nuevas generaciones, si lo escucharan, seguramente no sabrían de qué se trata : ¡¡¡ moteme´i, pelado el mote, calentito…!!!

Con la desaparición de este personaje, con su canasto y su farolito, se está yendo el último vestigio del pregonero colonial, que anunciaba la hora y las condiciones climáticas.

semillas_uno.jpg?v=1307580406284Volvamos, pues, al moteme’i. Para el que no lo conoce, es un cereal muy sabroso y le agrega a la comida un sabor particular. Hay algunos países que han mantenido el consumo. En Perú  aparece en varios guisos y en Méjico, es parte indispensable del pozole. Para que empecemos a entendernos, el guiso en cuestión, podría aproximarse a nuestra conocida carbonada pero con una carga de chile (ají), que lo convierte en una comida para machos muy machos...

"Las Isabeles", Miguel Aceves Mejía.

 

Pero el verdadero problema es conseguir el moteme’i. En los locales de las ferias de barrio ya  no se comercializa porque la demanda no lo justifica. De manera que hay que llegar hasta la Vega Central, (pasillo 5 al fondo). Muchos pensarán que ir a la Vega sólo para comprar un producto no es negocio. Y es cierto, pero véalo desde un punto de vista turístico interesante, entretenido y nostálgico. Gozará de un ambiente mágico cargado de sonidos, olores, colores, sabores y tipos humanos que lo llevarán a pensar que la Vega tiene un tiempo propio e independiente: el modernismo no ha logrado cambiarla en su naturaleza más íntima.

"Corrido de Benito Canales", Dueto Las Pájaras.

 

Bueno, pues, si se atreve con un pozole, va a quedar como rey frente a sus invitados. Ahí va la receta:

Base de aliño tradicional: cebolla, ajo, ají verde sin pulpa ni pepas en una cantidad razonable (se sugiere dos), zanahoria, pimentón, orégano, sal y aceite, Fría hasta dorar la cebolla.

Agregue una pechuga de pollo trozada en cuadritos y un cuarto kilo de pulpa de cerdo también en cuadritos, deje por 10 minutos y agregue medio kilo de moteme’i.

Complete con la cantidad de agua (más un vasito de vino blanco optativo) y deje hervir a fuego lento por una hora. Sirva bien caliente y acompañe con un tinto grueso de buen cuerpo.

La receta alcanza para diez invitados, con repetición.

"Fallaste corazón", Cuco Sánchez.

 

Como música de fondo, Cuco Sánchez o Miguel Aceves Mejía. A esta recomendación de Kiko, agregué otras que pueden escucharlas, mientras leen el artículo.

 


|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar